En nuestras fiestas, a menores de edad, ni gota del alcohol

0
482

La Consejería de Salud lanza una campaña para sensibilizar a los adolescentes y evitar que consuman alcohol en las romerías.

Las autoridades sanitarias señalan la importancia de que se evite beber alcohol, como mínimo, hasta los 18 años. En Asturias, la media de edad de inicio de consumo se mantiene en los 14 años. La evidencia científica acredita que el consumo de alcohol en edades tempranas, en las que no se ha alcanzado la madurez física, psicológica y social, tiene consecuencias negativas tanto a corto como a largo plazo.

Así, en el corto plazo aumenta el riesgo de accidentes de tráfico, peleas y agresiones que suponen  problemas legales y económicos, y que pueden ocasionar lesiones e incluso muertes. Además, aumentan los comportamientos sexuales de riesgo, que pueden derivar en embarazos no deseados, así como en enfermedades de trasmisión sexual.

Respecto al largo plazo, la ingesta de alcohol afecta al crecimiento y desarrollo del cerebro, provoca alteraciones de conducta y favorece el inicio del consumo de otras sustancias. También causa mayor riesgo de desarrollar hábitos problemáticos y conductas adictivas. Se asocia, asimismo, a un mayor fracaso escolar y puede convertirse en el detonante de problemas mentales latentes o agravar los existentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

11 − cinco =